¿Alternativa a los antibióticos? Un virus para combatir las bacterias

Los virus y las bacterias son los culpables de las enfermedades infecciosas que afectan a los seres humanos.
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Los virus y las bacterias son los culpables de las enfermedades infecciosas que afectan a los seres humanos. Los investigadores recientemente cambiaron de opinión, usando un virus para eliminar una bacteria potencialmente mortal en una niña de 15 años con fibrosis quística.

Este viejo enfoque para combatir las infecciones bacterianas podría valer la pena en estos días de bacterias resistentes a los antibióticos, argumenta un nuevo artículo.

Los bacteriófagos genéticamente modificados, virus que infectan y matan a las bacterias, resolvieron con éxito una infección bacteriana grave resistente a los antibióticos en la adolescente gravemente enferma, señalaron los investigadores en un estudio reciente.

«Este es el primer uso de ‘fagos’ para tratar este tipo de infección con este tipo de bacteria, y es la primera vez que alguien usa ‘fagos’ que han sido genéticamente diseñados para ser más efectivos»,

señaló el coautor del estudio Graham Hatfull. Catedrático de biotecnología en la Universidad de Pittsburgh.

La idea de utilizar bacteriófagos para combatir las enfermedades humanas existe desde hace aproximadamente un siglo. Pero fue rechazada en la década de 1940 con el descubrimiento de la penicilina y otros antibióticos, según la BioTherapeutics Education & Research Foundation.

La noción de la terapia bacteriófaga se está reexaminando ahora que algunas bacterias peligrosas están desarrollando resistencia a los antibióticos ampliamente utilizados.

En este caso, un combinado de tres bacteriófagos erradicó una infección del absceso de Mycobacterium que había asolado a la joven durante ocho años, y luego estalló después de que se sometiera a un doble trasplante de pulmón como resultado de una fibrosis quística.

«Mycobacterium abscessus, una bacteria que es una de las más difíciles de tratar, necesita urgentemente terapias efectivas», señaló el Dr. Amesh Adalja, académico principal del Centro de Seguridad de la Salud de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore.

«El hecho de que este paciente haya tenido una respuesta muy positiva a las terapias de  bacteriófagos intravenosos es un hito importante y se espera que conduzca a un mayor uso de los bacteriófagos para esta infección específica y para otras», señaló Adalja, aunque no participó en el estudio.

«El oleoducto de antibióticos se está terminando rápidamente y el uso de bacteriófagos está demostrando ser una solución importante a la crisis de enfermedades infecciosas que se avecina en el mundo», agregó.

La terapia con bacteriófagos es muy prometedora porque sólo ataca a las bacterias específicas que considera enemigas, dijo Hatfull.

«Esa especificidad contrasta marcadamente con los antibióticos, que a menudo eliminan cualquier bacteria del cuerpo», aseguró Hatfull.

Pero esa especificidad también es un inconveniente.

«A menudo son tan específicos que, aunque pueden infectar y ser útiles para la cepa que infecta a un paciente, es posible que no ataquen bacterias muy similares que infectan a otros pacientes», aseguró Hatfull. «Ese es realmente el enigma con el uso de los fagos más ampliamente.»

La investigación genética de los bacteriófagos y cómo eligen sus objetivos podría ayudar a abrir la terapia de bacteriófagos como una alternativa a los antibióticos, aseguró Hatfull.

«Si pudiéramos entenderlo a nivel de investigación básica, quizá podríamos extender lo que parece ser un buen resultado para un paciente a un tratamiento que sería más ampliamente útil para más pacientes»,

aseguró Hatfull.

Los resultados del estudio aparecen en la edición en línea del 8 de mayo de la revista Nature Medicine.

Comentarios

X